En esta celebración del año se tiene gran llegada de turistas en Zacatlán, debido a la representación de la “Pasión de Cristo” en la comunidad de Jicolapa donde año con año se realiza tal actividad desde el año de 1963 donde actores dan vida por más de 1 kilómetro a las últimas horas que vivió Jesucristo, la comunidad recibe a más de 5000 visitantes para ser testigos de este acto de fe.

Esta celebración se lleva en honor a los Santos Patronos de la Parroquia de Zacatlán; se lleva a cabo el 29 de junio de cada año y en ella participan habitantes de las diferentes comunidades que ofrecen sus danzas étnicas en el atrio de la parroquia.

Desde hace mucho tiempo, por iniciativa de la familia Orta Díaz se celebra a nuestra señora de la Asunción Patrona de los fruticultores, pero hasta 1941 y con la creatividad de don Agustín M. Cano se realizó la primera Gran Feria de la Manzana que tiene como día central 15 de agosto y una fiesta alrededor de este día. Destacan de esta los siguientes elementos: La manzana, fruto que da renombre a nuestro municipio y que es el signo del trabajo y agradecimiento a Dios.

La celebración a los fieles difuntos como toda una tradición mexicana no podría pasar por alto en Zacatlán ya que esta celebración de orígenes prehispánicos tiene como objetivo honrar a nuestros difuntos, el altar es un elemento fundamental en esta conmemoración que consiste en ofrecerles lo que más les gustaba en vida, así mismo se realiza una exposición de ofrendas en el Claustro Cultural de la ciudad, en donde diversas instituciones dejan ver su creatividad al aplicar un estilo y tema propio en los altares, dedicando su ofrenda a alguna persona ilustre o particular.

Para la temporada de diciembre, el zócalo se adorna ad-hoc a la ocasión con luces que hacen que este espacio luzca en las fiestas y tanto los turistas como los locales tomen fotos con sus familias.